Explora Unab
Unab

Fuente: http://www.t13.cl/

A partir de hoy queda tan sólo un mes para que más de 280 mil estudiantes rindan la Prueba de Selección Universitaria (PSU) el próximo 30 de noviembre y 1 de diciembre.

En la recta final rumbo a ese esperado día, todavía es posible prepararse y enfrentar de la mejor manera el momento.

Dar un repaso y concentrarse en aquellas materias en las que el estudiante está más débil y por supuesto, también dar espacio a otras actividades donde puedan relajarse y distraerse después de tantos meses de estudio, son algunos de los siete consejos para que los jóvenes puedan aprovechar estas últimas semanas.

“El resultado de la PSU es la consecuencia de una historia académica, de manera que gran parte de los dados están echados, pero siempre es posible mejorar algunos aspectos dentro de un contexto”, asegura Josefina Guerra, la directora del preuniversitario de la Universidad Andrés Bello (UNAB), Preunab.

1. Elaborar una planificación

Para aprovechar realmente estas últimas semanas previas a la prueba, es importante planificar el estudio y comprometerse a cumplir con dicha programación.

Una de las claves, es destinar un rango de tiempo diario al estudio, el cual no debería exceder las cuatro horas. “No es lo mismo estudiar dos horas diarias por siete días, que estudiar 14 horas un mismo día”, explica Guerra.

Después de tanto repasar materias, a esta altura ya se tienen identificados los elementos que resultan ser de más complejidad para cada persona, por lo tanto, la recomendación es ir combinando el repaso de una materia difícil con otra que el estudiante domine más.

2. Concentrarse en las materias en las que se está más débil

A pesar de que quede muy poco para el gran día, los estudiantes aún están a tiempo para incorporar conceptos que todavía no manejan bien. Por lo tanto, el consejo es concentrarse en aquellas materias en las que todavía se sienten débiles.

“Si en Biología han estudiado sobre genética, pero hay un capítulo en el que se está débil, es posible incorporarlo en este último período porque se hace dentro de un contexto. Pero si ni siquiera se ha escuchado hablar de Mendel, será difícil asimilarlo en tan poco tiempo”, destaca la experta.

3. Ejercitar con retroalimentación

En estas últimas semanas es importante enfocarse en la ejercitación, pero se debe ejercitar con retroalimentación.

Según Guerra, cuando se resuelve mal un ejercicio nunca hay que quedarse con la duda: “Siempre hay que entender por qué uno se equivocó y saber razonadamente por qué la respuesta correcta es correcta porque eso ayuda a no fallar la próxima vez”.

Aunque igual depende de la materia, recalca que este tipo de ejercitación sirve bastante en Matemáticas, ya que es importante identificar el error, seguir el desarrollo del ejercicio y tratar de hacerlo nuevamente.

4. Mejorar la resistencia a la lectura

Para el examen de Lenguaje y Comunicación, es recomendable realizar ejercicios de comprensión de lectura, debido a que la prueba pone énfasis en esto. Para ello, la académica destaca que no hay receta mágica: Hay que leer.

“Es lo mismo que para una maratón, ¿Cómo se desarrolla la resistencia? Entrenando ¿Y cómo entreno? Corriendo”, explica.

A pesar del poco tiempo que queda, siempre algo se puede hacer, ya que “si todos los días hago al menos un ejercicio, voy a desarrollar un poco más esa capacidad”, precisa.

5. No todo puede ser estudio

Luego de tantos meses de estudio y ensayos, también es importante relajarse y pasarlo bien.

Por eso, la recomendación es dedicar tiempo a actividades recreacionales, como escuchar música, ver películas o reunirse con los amigos. Además, se recomienda realizar alguna actividad física porque permite botar el estrés y ayuda a dormir bien.

6. Fortalecer las redes de afecto

“Siempre frente a una evaluación uno tiene una dosis de nervios”, dice la directora de Preunab.

De cierta manera, esta dosis de mariposas en el estómago es buena, ya que hace  que uno esté más alerta y permite tener un mejor rendimiento.

Sin embargo, la directora advierte que el problema es cuando los nervios ya no permiten concentrarse. Por eso, afirma que las redes de afecto son muy importantes: “Para rendir lo máximo posible es importante el estado emocional. No te va a permitir contestar lo que no sabes, pero te va a permitir contestar todo lo que sabes y que te vaya lo mejor que te pueda ir”.

7. ¿Hasta cuándo se debe seguir estudiando?

A medida que se va acercando la fecha de la rendición de la PSU, la experta afirma que lo mejor es hacer lo que contribuya a que cada uno esté más tranquilo. “Si estudiar te va a poner más tenso, porque te vas a dar cuenta de cuánto no sabes y cuán poco tiempo te queda para aprenderlo, mejor no hacerlo. Pero si te pasa al contrario, y te vas a poner nervioso porque sientes que viene la prueba la semana siguiente y tú no estás haciendo todo lo posible, en ese caso estudia”, detalla.