Algunas claves para mejorar en las áreas que más te cuesten y estar entre los mejores puntajes PSU pueden ser:

Estudia con tiempo y organízate

Siendo estudiante de media, tienes la posibilidad de comenzar a cambiar tus hábitos de estudio, en caso de que no estés conforme con ellos.

Entre las buenas prácticas para mejorar en la asimilación de los conocimientos, está darse el tiempo suficiente para estudiar con la calma y rigurosidad necesaria. En muchas ocasiones, una materia que parecía “difícil” o “imposible de superar” probablemente sea solo un área que requiera un poco más de tiempo.

En el mes de julio, Preunab realizará el Reforzamiento de Invierno, para conocer más sobre esta importante ayuda, infórmate acá.

Apóyate en técnicas de estudio

Es de suma importancia enfocarse en estudiar de manera consciente aquellas materias que no son de tu principal agrado o interés. Apóyate en profesores y amigos y estudia técnicas que te ayuden a la concentración y optimización del tiempo.

Según expertos, es recomendable estudiar de 4 a 6 horas, manteniendo espacios para descanso y esparcimiento. Algunas de las mejores técnicas pueden ser:

  • Subraya textos y pon a prueba tu memoria.
  • Realiza mapas conceptuales y resúmenes, así podrás ir reforzando ideas y conceptos.
  • Pon en práctica la memorización de materias como Historia o Ciencias, con fichas de estudio.
  • Pon a prueba lo que aprendiste con ejercicios prácticos. No todo se trata de leer y memorizar.

Si estudias en un ambiente agradable y libre de distracciones, podrás alcanzar un máximo de concentración, sobre todo si son materias y conceptos que no son de tu total agrado. Intenta eliminar de tu entorno elementos distractores, escoge música relajada o bien trasládate a una biblioteca. Así, podrás enfocarte sólo en lo que importa.

¿Problemas en Lenguaje y Matemáticas?

Es importante que sepas que el ítem de comprensión lectora es uno de los más importantes a reforzar en la prueba, por lo que debes procurar empezar por ahí, leer con calma y aprovechar el tiempo. Haz un barrido rápido por los textos, familiarízate con los conceptos y luego analiza, así podrás responder según párrafos concretos o bien, la sección de vocabulario contextual. Si tienes problemas con los conectores, intenta ocupar tu memoria: responde en tu mente según la palabra que hace falta y búscala entre las alternativas.

En el caso de las matemáticas, refuerza tu estudio en geometría y datos. Aprovecha y calcula tus tiempos, enfócate cuidadosamente en los enunciados y apela a tu práctica y memoria para recordar fórmulas o normas.

Motivación

La motivación es una fuerza que nos impulsa a actuar de una determinada manera. En lo que respecta a los aprendizajes, cuando estamos motivados, podemos aprender en poco tiempo lo que no hemos asimilado en años.

La motivación puede ser externa o interna: En relación a la PSU, ir a la caza de un buen puntaje constituye una motivación externa que puede mover al estudio. Sin embargo, la verdadera motivación es la que viene del interior de nosotros mismos. No en vano, los grandes descubrimientos científicos y tecnológicos proceden de personas que tenían verdadera pasión por el conocimiento.

Si estás convencido que quieres hacer de la ciencia, el arte, la tecnología… tu propio espacio vital, es en ese entusiasmo con que te proyectas al futuro en el que debes encontrar la motivación para estudiar y la determinación para hacerlo en forma sistemática, desde ahora, porque el futuro no espera. La PSU, entonces, no es más que el primer peldaño de la escala. Prepararte para ella puede transformarse en una herramienta para crecer como persona y desarrollar una disciplina interior, indispensable no solo para alcanzar un buen puntaje, sino que más importante, tener éxito en la educación superior.

No te rindas y no desesperes. En el momento de la prueba, la constancia y la concentración serán tus mejores aliadas para alcanzar buenos puntajes PSU. Descansa lo necesario, no estudies ni realices ensayos a última hora y ten confianza en tus capacidades. Recuerda que puedes tomarte con calma el tiempo para desarrollar los ejercicios, respirar y retomar.

Siguiendo estos consejos y estudiando de manera responsable, podrás lograrlo. Esfuérzate, practica, dedícate y sin duda conseguirás superarte a ti mismo, logrando recibir tu merecida recompensa cuando revises los puntajes.