Explora Unab
Unab

Ocho hectáreas que derrochan sustentabilidad es el foco de la Universidad Andrés Bello y su campus en Casona Las Condes. Áreas verdes, mallas curriculares inclusivas y proyectos reciclables hacen de este lugar un centro universitario líder en esta materia.

Casona Las Condes, considerada monumento nacional desde 1982, hogar de la Universidad Andrés Bello donde alberga a tres facultades pero más allá de su carácter académico, el toque distintivo de este lugar esta de la mano de la sustentabilidad y la inclusión. “Como universidad nos hemos declarado como inclusiva, son nuestros grandes valores y apuestas, y los edificios sobre todo en este campus están pensados y diseñados para poder dar la mayor comodidad a esas personas que tienen algún tipo de discapacidad”, comentó Eduardo Guiñez, director de la sede casona sustentable.

De esta manera el centro universitario, a través de la Facultad de Educación ha creado un diplomado de habilidades laborales para aquellos estudiantes que tengan algún tipo de discapacidad. “Lo que hacemos es darle herramientas para insertar a los alumnos en el mercado laboral y como más que predicarlo hay que vivirlo, dentro de nuestra biblioteca tenemos egresados del diplomado y que hoy trabajan con nosotros, que son bibliotecarios o gente que les entrega los libros en el mesón, y que de alguna u otra forma apoya las labores de la biblioteca”, señala Guiñez.

Sin embargo, debido al lugar geográfico en donde se encuentra este campus, la llegada a él puede ser complicada para quienes trabajan y estudian ahí. Por eso, la misma universidad tiene buses de acercamiento desde los metro Baquedano y Los Dominicos para quienes tengan clases muy temprano en la mañana. Esto se suma a los proyectos que tiene la universidad para hacer de este campus un punto verde y sustentable.

Estos contemplan actividades deportivas por doquier, circuito de running, cancha sintética, piscina semi-olímpica, canchas de futbolito y multipropósito, entre otros. Incluso, el equipo a cargo de esto junto a la Facultad de Educación, pretende crear un centro del deporte bajo el concepto de mente sana, cuerpo sano.

Y la apuesta de la universidad no para ahí. Crear programas de educación continua y de mayor inclusión es el futuro más cercano. De hecho, su último proyecto contempla la materialización de un proyecto de reciclaje es que está a cargo de un alumno de la universidad y que tiene como objetivo poner fin al problema de la segmentación de los residuos reciclados. “Tenemos un sello distintivo, un sello sustentable, y para eso cumplimos con la legislación que está asociada a ello. Mes a mes declaramos los residuos porque por estar donde estamos no tenemos el típico recolector de basura municipal, por eso tenemos un camión propio que tiene que llevarse los residuos y además tiene que entregarnos los certificados de entrega final de donde van a quedar”, comentó Guiñez.

Fuente: El Mostrador