Explora Unab
Unab

Lo peor ya pasó. Las cartas ya están echadas, y ahora solo resta esperar los resultados de la PSU, que se definirán el 28 de diciembre a partir de las 8:00 horas. 

Sabemos que la vida no se juega en esta prueba, y muchos entendidos apelan a la tranquilidad en los miles de jóvenes que rindieron la PSU el pasado 1 y 2 de diciembre. Sin embargo, entendemos que durante estos días de espera puedas sentirte ansioso y preocupado por saber el puntaje obtenido. 

Por eso, a continuación te dejamos algunas recomendaciones para bajar el estrés post PSU: 

1. Tener un ritual de cierre
La idea es observar hasta dónde se ha llegado y entender que puede ser el comienzo de una nueva etapa, pero sin presiones.  A veces, es bueno que la familia o los amigos organicen el ritual, el que puede ser una cena, una salida a algún lugar, etc.

Amistades jovenes2. Retomar actividades
Se recomienda ir retomando de a poco todas esas actividades que fueron dejadas de lado por estudiar, y que, de paso, eso sirva para controlar la ansiedad que pueda surgir en el proceso de espera de los resultados.


3. Hacer ejercicio

Volver a realizar deporte o alguna disciplina que se practicaba habitualmente. Esto, servirá para descargar todo el estrés acumulado.

deportes jovenes4. Practicar disciplinas que combatan la “anticipación ansiosa”.
No es bueno anticiparse a los resultados. Y aunque nuestra mente tienda a imaginar posibles escenarios, es positivo hacer practicas que ayuden a no adelantarse y calmar la ansiedad, como por ejemplo, el yoga, meditación y/o ejercicios de relajación.

5. Planificar
Durante esta etapa sí es recomendable que planifiques, que es distinto a estar ansioso anticipadamente. Es importante que comiences a clarificar tus planes para el próximo año: qué es lo que quieres estudiar, cuál es la universidad de preferencia, si optarán por un preuniversitario, entre otras cosas.  Así, lograrás mayor tranquilidad, lo que disminuirá tu ansiedad e incertidumbre.

jovenes informados

6. Informarse
La clave para una buena decisión es estar informado, tener clara las alternativas y definir
estrategias determinadas. No sólo hay que confiar en lo que se cree, sino que es importante buscar datos concretos para comparar con las ideas que se tienen en la cabeza.

Fuente: Publimetro.