Explora Unab
Unab

inclusionHoy en día en Chile se está hablando de diversidad. Nos estamos desenvolviendo en entornos cada vez más diversos y la sociedad, poco a poco, se está abriendo a las diferencias. Sin embargo, aún queda camino por recorrer en temas de inclusión y principalmente en el ámbito de la educación, pues si no comenzamos a educar desde la etapa escolar en base al respeto, la aceptación por el otro —independiente de sus características— y a través de la generación de espacios de acogida donde todos tienen cabida, difícilmente vamos a lograr construir una sociedad realmente inclusiva. La tarea comienza a ser más compleja si se tiene además que al llegar al mundo del trabajo son otros los obstáculos con que los que nos encontramos cuando hablamos de inclusión.

Para Alejandra Ríos, Directora del Diploma en Habilidades Laborales de la sede Viña del Mar de la UNAB, el cambio de mirada del sector empresarial es fundamental, entendiendo que el trabajo es uno de los grandes espacios de participación social. “A través del trabajo realizamos nuestro aporte a la sociedad y nos hacemos parte de ella. Entonces, si una persona, por el motivo que sea, queda excluida de esta posibilidad, una parte importante de su proyecto de vida queda incompleto”, señaló Ríos.

Diploma en Habilidades Laborales

018
Diplomado Hbailidades Laborales UNAB

La Universidad Andrés Bello, de manera pionera, asumió el desafío que nadie se había atrevido a enfrentar: dar cabida a las personas en situación de discapacidad en Educación Superior, específicamente a quienes presentan discapacidad cognitiva o dificultades de aprendizaje, mediante el Diploma en Habilidades Laborales creado en 2006. Se trata de un programa especial de formación socio-laboral llevado a cabo dentro de un entorno universitario abierto. Mediante esta iniciativa se han ido derribando los mitos que excluían a estas personas de la experiencia universitaria.

La Directora de este diploma, señala que los objetivos del programa se relacionan con una potenciación integral de los jóvenes que ingresan a la universidad bajo una mirada normalizadora, aspirando a que los alumnos puedan desenvolverse de la manera más autónoma posible en el futuro. “Creemos que independiente de las capacidades con que una persona cuente, debiera tener la oportunidad de vivenciar lo que su grupo de referencia está viviendo; en este caso, ser parte de la experiencia universitaria”.

En este sentido, cuenta la directora, se ha ido cambiando también la mirada dentro de las empresas que comienzan a abrirse a la posibilidad de contar con “recursos humanos diferentes” dentro de sus equipos, mediante un sistema de acompañamiento que la universidad les brinda. Hoy, mediante alianzas con el mundo laboral, “tenemos una inserción laboral superior al 60%, lo que supera con creces las cifras nacionales para este colectivo”, agrega la directora.

Más espacios de inclusión

ClasesPara Alejandra Ríos, el foco hoy está en abrir espacios para las personas —no sólo con discapacidad—, sino que  también para aquellas que sean diferentes por cualquiera sea su condición, tanto en el contexto escolar, en la Educación Superior, como en el mercado laboral. En ese sentido, el camino debe ser hacia la inclusión y no hacia la segregación de aquel que es distinto.

Son muchas las trabas y los mitos que hoy en día obstaculizan esta mirada inclusiva, como por ejemplo, los aspectos de infraestructura y arquitectónicos. Sin embargo, las mayores barreras de la inclusión son las actitudinales asociadas a los prejuicios de las personas y al no abrirse a la diversidad, como tampoco a la posibilidad de aprender del otro y valorar su potencial, mediante un ambiente de respeto.

Con respecto a la inclusión de personas en situación de discapacidad en el mundo laboral, Ríos señala algunos beneficios para las empresas: “se ha demostrado que son personas muy responsables al momento de responder a la ‘oportunidad que se les está dando’, impactando positivamente en la productividad. Además, mejora la motivación de los equipos de trabajo quienes se enorgullecen de su institución, repercutiendo en el clima laboral”, finaliza la directora.