Estudiar carreras en vespertino es un gran desafío para muchos trabajadores que desean seguir creciendo laboralmente. Si bien es una experiencia difícil, no es imposible y resulta muy fructífera si la llevas a cabo con éxito.

El principal problema de compatibilizar trabajo y estudios es que a veces no se sabe a qué dar prioridad o cómo lidiar con tantas responsabilidades. Lo anterior se complica aún más si agregas la necesidad de pasar tiempo con tu familia. Por eso, hoy te damos algunos consejos para sobrellevar la vida de estudiante adulto.

Tomar la decisión

Estudiar carreras en vespertino debe ser una decisión consciente y segura. ¿Por qué? Porque aún cuando siempre vale la pena potenciar tu futuro en una universidad o instituto, estudiar y trabajar requiere de un compromiso profundo. Debes estar dispuesto a sacrificar algunas cosas y poner el máximo esfuerzo para alcanzar nuevos logros.

Organiza tus tiempos

Los estudiantes vespertinos siempre están luchando con el tiempo, y la mayoría cree que éste no les alcanza. La verdad es que para comenzar con el pie derecho, debes buscar el programa de estudios que más se adecue a tus necesidades y aprender a organizar tus tiempos. Con esto, puedes complementar de forma muy eficaz tus estudios, familia y trabajo.

Llevar una planificación diaria es buena idea para no colapsar. Intenta aprovechar al máximo las horas de clase, para no necesitar tanto tiempo de estudio en tu casa.

Conversa con tus superiores

Recibir apoyo de tus jefes y compañeros de trabajo es de gran ayuda al estudiar carreras en vespertino. Si bien puede asustarte la idea de expresar a tus superiores que quieres estudiar, lo más probable es que estén plenamente de acuerdo y te den apoyen para lograrlo con beneficios extra. Por ejemplo, al otorgarte facilidades y flexibilidad de horarios.

A las empresas les parece muy bien que sus trabajadores busquen superarse a sí mismos, ya que esto los convierte en mejores profesionales, más proactivos y responsables.

Evita distracciones

¿Cuántas horas se nos van al día navegando en redes sociales o mirando una serie en Netflix? Es fácil distraerse con esas cosas cuando estás estudiando, y termina por ser fatal si además de eso trabajas. Busca instancias productivas de estudio, preparando un ambiente apropiado: libre de estímulos, con buena iluminación y ventilación.

Tiempo de calidad

Una de las mayores preocupaciones de todo estudiante y trabajador es descuidar a la familia, especialmente si hay hijos pequeños que requieren de tu apoyo y contención. Sin embargo, debes tener presente como punto central en tu organización diaria, el dejar unos minutos libres de ocupaciones para compartir tiempo de calidad con ellos. Llévalos al cine, supervisa sus tareas, conversa, prepara actividades lúdicas. A veces, esos pequeños grandes momentos valen más que días completos juntos, en los cuales estás distraído.  Y recuerda que con tu esfuerzo les estás dando un ejemplo, además de garantizarles un mejor futuro.

Y bien, ¿Estás listo para afrontar el desafío? Entonces, simula tu beneficio