Chao PSU: así será la nueva prueba de acceso en 2022 | Explora Unab

La prueba de transición reducirá los contenidos en un 30%, y en el caso de los exámenes de Matemática y Lenguaje habrá una reducción de las preguntas de 80 a 65.

El objetivo de esta nueva evaluación es disminuir el peso de la ponderación que la prueba de ingreso a la universidad ha tenido en los últimos años, una “presión” que para los aspirantes representaba un 50% del puntaje total para ingresar a un centro de estudio superior.

DEMRE, PSU piloto y expectativas sobre la nueva PSU

La prueba de acceso universitario ha sido criticada por muchos años, de modo que la mayoría de los voceros y estudiantes ven con buenos ojos la decisión de dar fin a la PSU para promover un modelo de prueba accesible a egresados de cualquier colegio.

Por ello, el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) aplicará la prueba de transición en Lectura y Matemáticas. En la primera se eliminarán los contenidos referentes a las temáticas de redacción y conectores, siendo reemplazadas por nuevas preguntas que prioricen las competencias lectoras. Para la segunda, en cambio, se incluirán preguntas específicas que midan conocimientos y destrezas esenciales.

Según lo estimado por el DEMRE, “PSU piloto”, es decir, la primera prueba después de esta transición, eliminará alrededor de un tercio de los contenidos o temáticas que no eran esenciales y aumentaban las inequidades.

¿Cuál será el nuevo formato PSU? Dos test obligatorios: Competencias Matemáticas y Competencias Lectoras. Además, habrá tres pruebas selectivas: Historia, Ciencia y Matemáticas Avanzadas.

De acuerdo con el subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, los nuevos cuestionarios miden “competencias, es decir, un conocimiento, una habilidad que es aplicada en un contexto y, por lo tanto, difieren de la PSU actual, que mide predominantemente el conocimiento respecto de ciertas materias” 

Pros y contras del fin a la PSU

Si te preocupa que la prueba de acceso universitario cambie, debes saber que la transición podría ser más positiva de lo que parece. Los resultados de los prototipos de evaluación sugieren que el nuevo  formato ayudará a reducir las brechas socioeconómicas y de género que afectan a los chilenos al momento de buscar su ingreso a la educación superior.

Las ventajas podrían incluir:

  • Mayor equidad de oportunidades entre alumnos de colegios de distintas condiciones socioeconómicas. Lo anterior, gracias a que se establece que los alumnos que se encuentren entre el 10% de los mejores egresados de colegios vulnerables y que no superen los 450 puntos que exigen las universidades, podrán postular a ellas de cualquier modo.
  • Ponderación orientada a la evaluación de competencias pragmáticas, es decir, habilidades que los estudiantes utilizan en el día a día (escritura, análisis interpretativo y matemática básica).
  • Prueba de acceso que reduce notablemente la importancia de los contenidos (nociones que no se adquieren por igual en todos los colegios a nivel nacional, y que no bastan para determinar las cualidades académicas de los jóvenes).

En cuanto a las posibles desventajas, vale mencionar que, al tratarse de un formato completamente nuevo, podría ser confuso para los aspirantes que ya estaban familiarizados de algún modo con la antigua PSU; también es posible que, durante los primeros años, sea complicado acceder a cursos y herramientas de preparación competitivas.

Sin embargo, es de esperar que la nueva medida sea una excelente oportunidad para entrar a una universidad que te entregue todas las posibilidades de crecer profesionalmente.

¿Quieres conocer más sobre nuestros servicios gratuitos?

Sólo debes completar tus datos en este formulario y recibirás información que te ayudará a definir tu vocación y orientarte respecto a tu futura carrera.

Quizás te podría interesar