Médico rural de la UNAB es reconocido entre los 100 jóvenes líderes de El Mercurio

Se trata del Dr. Óscar González, titulado de la Escuela de Medicina UNAB el año 2016, quien fue destacado por su trabajo contra el Covid-19 en la dirección del Hospital Comunitario de Pichidegua, recinto que atiende principalmente a pacientes del sector rural.

En abril del 2019, en pleno auge de la pandemia del Covid-19 en nuestro país, Óscar González asumió uno de los desafíos más grandes de su breve trayectoria profesional. A tan solo tres años de haberse titulado de la Escuela de Medicina de la Universidad Andrés Bello, el joven médico asumió como director del Hospital Comunitario de Pichidegua en la Región de O’Higgins, localidad en la cual más del 70% de sus habitantes provienen del sector rural.

El médico de 32 años tuvo la difícil tarea de reforzar la atención de urgencias ante la inminente crisis sanitaria, además de formar un nuevo equipo de trazabilidad y supervisar los recien establecidos protocolos de atención y prevención de infecciones.

Hoy, entre las tareas del Dr. González está la reacreditación en calidad y seguridad de la atenci

ón ante la autoridad sanitaria del país y la renovación de la certificación del hospital según los criterios del Modelo de Atención Integral de Salud Familiar y Comunitaria (MAIS).

El reconocimiento es motivación

Por estas razones, el profesional de la salud fue escogido entre los 100 jóvenes líderes public

ado por la revista Sábado de El Mercurio. A pesar del reconocimiento, el Dr. González lo toma con humildad y atribuye sus logros al trabajo en equipo que han llevado a cabo en el Hospital Comunitario de Pichidegua. 

“Este reconocimiento para mí es reflejo de todo el equipo del Hospital: enfermeras, kinesiólogas, técnicas, médicos, administrativos; todos ellos hacen un trabajo continuo, arduo y difícil que hacen que el establecimiento siga trabajando y se reconozca. Son ellos los verdaderos héroes de estos tiempos difíciles. Lo diré siempre: este reconocimiento mío es para todos ellos” enfatiza Óscar.

Para el alumni UNAB este reconocimiento es motivación para elevar sus objetivos, reconocer sus desafíos a futuro y aprender personalmente cómo reconocer todos los déficit de la salud pública para “lograr los cambios importantes que se deben realizar y así poder dar mejor oportunidad de salud a todos los usuarios”.

Desde UNAB a lo comunitario y rural

La UNAB influyó en casi todas mis decisiones y en el ámbito práctico-clínico de mi quehacer en el hospital” señala el joven director, quien desde pregrado se interesó por la salud comunitaria y la importancia de la medicina preventiva. “Además de darme las herramientas teórico prácticas para resolver casos más complejos, se me formó continuamente en la práctica de urgencia, que ha sido fundamental para un buen desempeño en ese servicio”.

“Siento que estos logros son en parte para mi casa de estudios y espero generar a todos mis docentes de la UNAB la sensación de un muy buen trabajo realizado” indicó el Dr. Óscar González.