El propósito de la carrera de Educación Parvularia no solo es preparar académicamente a los niños en su transición hacia la educación básica. Ante todo, esta etapa es clave para desarrollar las habilidades necesarias para que los individuos puedan alcanzar su máximo potencial a futuro.

Más allá de la infraestructura y los recursos invertidos en este segmento, uno de los elementos claves para otorgar una educación preescolar de calidad es el capital humano. Lo anterior significa contar con profesionales que, a través de una formación de excelencia, logren desarrollar en plenitud su vocación.

Apostar por las nuevas generaciones 

Los educadores de párvulos juegan un rol crítico en una de las etapas más importantes del desarrollo del ser humano. Esto se debe a que son responsables, en gran parte, de introducir de forma positiva a los niños en el mundo del aprendizaje a través de la estimulación temprana de sus habilidades cognitivas, motoras y psicosociales.

Junto con una sólida formación en materias como aprendizaje y desarrollo, neuroeducación, lenguaje y pensamiento, creatividad y metodologías alternativas, diseño e implementación de propuestas didácticas inclusivas e innovadoras, entre otras, en esta carrera es fundamental contar con habilidades blandas afines con la vocación para la educación parvularia.

Los niños están naturalmente dotados de una energía y curiosidad inagotables, por lo que el educador de párvulos debe ser una persona con una fuerte orientación hacia el desarrollo de sus habilidades comunicativas, con la paciencia y dedicación suficientes para acompañar a los niños en su camino de aprendizaje.

Además de lo anterior, en esta carrera es necesario tener gran creatividad y dinamismo para adaptarse rápidamente a los desafíos del aula y a las necesidades siempre emergentes de la comunidad educativa.

Un amplio campo laboral

Si bien el aula es el ámbito preferente de desarrollo profesional de quienes tienen vocación para la educación parvularia, no es el único lugar en el que se puede ejercer esta carrera.

El campo ocupacional del educador de párvulos también comprende el trabajo de administración y gestión en establecimientos educacionales, el desarrollo de planes y políticas educativas en agencias y organismos –tanto gubernamentales como no gubernamentales- además del trabajo de docencia e investigación en el ámbito académico.

La carrera de Educación Parvularia requiere de un gran compromiso y vocación por parte de quienes eligen este camino, puesto que entregar una formación de calidad en los niveles preescolares es la mejor inversión que una sociedad puede hacer en su futuro.

Lo importante es que escojas una universidad de calidad, que te permita desarrollar todo tu potencial al servicio de la educación de los niños.